La Iglesia de San Luis de los Franceses, erigida por la Compañía de Jesús a partir del año 1699, tras una donación recibida por la orden, dispone de un programa iconográfico realizado al gusto e los Jesuitas con el que intentaban, por un lado, impactar en el fiel que acudiese al templo y por otro inculcar en el novicio las ideas de sacrificio, esfuerzo y entrega a Dios y a la orden.

Encontramos en el templo varios detalles que nos hacen entender la importancia que para la orden tenía la catequesis visual, el modelo que emana de Trento y que da origen a los actuales pasos de Semana Santa, educar al fiel mediante la imagen, el fiel es inculto por lo general y entenderá mucho mejor lo que puede captar por sus ojos que complejas o latosas homilías.

La Iconografía de la Iglesia de San Luis de los Franceses está destinada a impactar en el fiel que acudiese al templo y por otro inculcar en el novicio las ideas de sacrificio, esfuerzo y entrega a Dios y a la orden.

Evidentemente toda la decoración del templo fluye en honor de la orden y de miembros, bueno, toda no, podemos decir que a partir del inicio del tambor que cubre la capilla la cosa cambia, ahí, en primer lugar, la orden coloca las imágenes de 8 fundadores históricos de las principales órdenes religiosas: San Pedro Nolasco; San Elias; Santo Domingo; San Agustín; San Benito; San Francisco de Asís; San Felix de Valois; San Francisco de Paula, es un homenaje que se hace al sentido de universalidad de la Iglesia y como un “aviso” a los novicios de los modelos a los cuales deben seguir.

En el siguiente cuerpo del tambor se colocan las figuras alegóricas de las virtudes cristianas que deben envolver al buen sacerdote, al buen miembro de la orden, las virtudes que debe atesorar para seguir con mayor efectividad y entrega el trabajo que le requiere la dignidad sacerdotal, Mortificación; Obediencia; Pobreza; Amor a Dios; Religión; Amor al Prójimo; Castidad; Oración y Humildad. Estas virtudes se colocan sobre columnas salomónicas que les sirven de apoyo, de pedestal.

Estas figuras alegóricas están relacionadas con las bienaventuranzas mediante lemas que les acompañan,

  • Mortificación ( Dichosos los que lloran )
  • Obediencia ( Dichosos los mansos )
  • Pobreza ( Dichosos los pobres de Espíritu )
  • Amor a Dios ( Dichosos los Pacíficos )
  • Religión ( Si alguno es niño que venga a mi )
  • Amor al prójimo ( Dichosos los misericordiosos )
  • Castidad ( Dichosos los limpios de corazón )
  • Oración ( Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia )
  • Humildad ( Dichosos los que sufren persecución )

Todas estas imágenes, tanto la de los santos fundadores como las de la virtudes están realizadas en un material poco habitual, son de cerámica, y se suponen realizadas dentro del círculo de Duque Cornejo, responsable de la talla de los retablos y de las imágenes de santos de la orden que pueden admirarse en el templo y en la capilla doméstica.

En otro artículo detallaremos las pinturas murales que culminan el tambor y que representan al Antiguo Testamento, donde se firmó la alianza de Dios con su pueblo de Israel….

Si quieres conocer más sobre esta fantástica Iglesia, visita nuestra página sobre la Iglesia de San Luis de los Franceses, o apúntate a alguna de las visitas guiadas que realizamos.

Si quieres conocer más curiosidades sobre San Luis de los Franceses, visita en nuestro Blog, el artículo sobre las 7 curiosidades de San Luis más llamativas.