La Leyenda Negra de San Luis

Hay hechos que son interpretables, manipulables, que pueden tener o no relación con la historia de San Luis, otros no admiten matices

Desde que hace años comenzasen las obras de rehabilitación del Templo de San Luis de los Franceses, en la antigua calle real, calle que servia a los monarcas españoles para entrar en la ciudad, y que hoy lleva el nombre de San Luis en honor al templo, se han sucedido una serie de fenómenos de difícil explicación que han dado lugar a una leyenda negra acerca de esta iglesia, cumbre del barroco, no solo sevillano, sino mundial.

El templo, levantado entre 1699 y 1732, culminado durante la estancia en Sevilla del primer rey Borbón, Felipe V, contiene en su interior una serie de obras de arte cuya primera misión era impresionar al visitante, apabullarlo y acongojarlo en la presencia de Dios, y servir de vehículo para trasmitir la grandeza de la Compañía de Jesús, promotora de la obra.

Con planta de cruz griega, solo ha habido tres iglesias con planta similar, y las tres al servicio de la Compañía, siguiendo el modelo de Santa Inés en la Plaza Navona de Roma o del templo de Jerusalén hebraico, esta iglesia pasa por ser la más impresionante de Sevilla, un monumento impactante que no deja indiferente a ninguno de sus visitantes que, tras ver la portada pueden imaginar una iglesia de una nave, tal y como se construía entonces en Sevilla, y encuentran algo que no tiene igual en la capital.

De los fenómenos que nos ocupamos hoy, pudiéramos llamarles paranormales, hay múltiples testimonios, trabajadores de la obras de rehabilitación, miembros de la seguridad del templo, artistas que ensayaban en las dependencias del Centro Andaluz de Teatro, vecinos…

Hay hechos que son interpretables, manipulables, que pueden tener o no relación con la historia de San Luis, otros no admiten matices; el hecho de que en los 90 Manuel Cantelar, un vecino de la zona, se arrojase sobre la fachada del edificio portando un cuchillo en sus manos que apoyaba contra el pecho, con el lógico resultado de su fallecimiento al clavarse el arma en el corazón, o el tiroteo que acabó con la vida de un súbdito francés a las puertas del monumento, sin que hoy se hayan podido encontrar razones para ello, no hacen sino aumentar la leyenda de que algo pasa entre esos muros.

Varios trabajadores de las obras detallan como han oido ruidos, como han sentido presencias extrañas, como las herramientas aparecían apiladas en algún lugar del edificio sin que puedan encontrar explicaciones a ello. Guardas de seguridad comentan que el abrir y cerrar de puertas, ráfagas de aire sin explicación… incluso se da el caso de que perros que guardaban las obras se ponían en posición de ataque mirando a un punto fijo donde nunca se encontraba nada, ellos sin duda captaban alguna extraña presencia o denotaban algún raro fenómeno que escapaba a los ojos y oídos de los guardas.

Comentan también integrantes de grupos del CAT que ensayaban en la zona como de repente se daban corrientes de aire en espacios cerrados, como cortinas se movían sin razón aparente, o como muebles cambiaban su posición de un día a otro sin que nadie pudiese dar una razón lógica para ello.

Sea como fuese si es verdad que los múltiples usos del edificio, convento, noviciado, hospicio.. la multitud de cadáveres encontrados en su cripta y sus 300  años de historia, con  mil y una vicisitudes, son un terreno fértil para alimentar la leyenda, aunque en este caso podemos asegurar que si bien no creemos en las meigas, haberlas, haylas, y aquí, en San Luis, aun cuando no creamos en fenómenos paranormales, haberlos, los hay con toda seguridad

Si quieres conocer más sobre esta fantástica Iglesia, visita nuestra página sobre la Iglesia de San Luis de los Franceses, o apúntate a alguna de las visitas guiadas que realizamos.

También puedes consultar nuestro artículo sobre las 7 curiosidades de la Iglesia de San Luis de los Franceses, o nuestros videos de presentación sobre la Iglesia, la Capilla Doméstica y la Cripta.

 

Por |2018-06-28T07:42:13+00:001 septiembre 2017|Arte, Blog, Historia, Monumentos, San Luis de los Franceses|Sin comentarios